Sunday, May 28, 2006

La ultraderecha sin máscaras

El complejo viraje del PRI hacia la ultraderecha económica conservando un discurso social que nunca hizo efectivo en realidad salvo durante la breve etapa cardenista, incluyó entre sus personajes más siniestros a varios servidores del jefe de la banda neoliberal antimexicana, Carlos Salinas de Gortari. (Y entiéndase lo de "antimexicano" sin chauvinismos, se trata de personajes que sienten que México sería maravilloso si tan sólo dejara de ser México y se convirtiera en apéndice de los Estados Unidos.)

Uno de ellos era Luis Téllez Kuenzler, "El Osito", el más destacado de los "niños sabios" del salinismo a quienes Salinas les dio el país para sus experimentos económicos, todos desastrosos, como sabemos. En premio, Téllez fue nombrado jefe de la oficina de la presidencia de Ernesto "Pocacosa" Zedillo, después fue su secretario de energía y luego procedió a consolidar su fortuna personal en innumerables empresas de las que sería consejero, accionista, copropietario o funcionario, y así es director de Grupo Desc, consejero del Grupo México (sí, los responsables de detonar el conflicto minero, y que pese al nombre son una subsidiaria de la minera estadounidense ASARCO) y consejero propietario de Fomento Económico Mexicano (FEMSA), además de codirector de The Carlyle Group, megacorporativo que entre otras cosas es proveedor de armamento para el gobierno estadounidense y que lo anuncia como "activista político liberal" (es decir, neoliberal, referido únicamente a lo económico).

(Como anécdota menor, uno de los cómplices de Luis Téllez era Luis Rubio, "El Kabubi", otro millonario que ha aprovechado bien su paso por el "servicio" público y cuya máxima aportación a la política mexicana fue proponer el abandono del peso para adoptar el dólar como moneda nacional, para lo cual luchó denodadamente. Actualmente preside el CIDAC y pretende fingir cierto interés por el país cuya soberania monetaria quiso demoler.)

Otro de estos ultras del salinismo (y su etapa patética, el zedillismo) era Jesús Reyes Heroles Garza, también secretario de energía del mínimo Zedillo (antes de Téllez) y también supermillonario, entre otras cosas consejero propietario de Wal-Mart y de Banamex-Citigroup.

Tanto Téllez como Reyes Heroles tenían la misión de vender Pemex y la CFE. Ambos fracasaron en su momento, pero no cejan en su sueño de convertir a México en un país sin soberanía económica.

Éstos son dos de los personajes que, habiendo hallado imposible establecer su proyecto en el entorno de corrupción del PRI pese a haber sido parte de los gobiernos que establecieron el amasiato con el PAN y su ideario, ahora se decantan por la corrupción panista, apoyan a Felipe Calderón y son invitados al PAN "con los brazos abiertos".

Esto no resulta extraño en sí. Sólo es destacable la forma en que durante muchísimos años estos personajes (y muchos otros, incluidos Salinas y Zedillo) han fingido lo que no son, han hablado como no piensan y han mentido sin cesar para conseguir sus objetivos de fortuna personal y sus proyectos ideológicos. Tan sólo Téllez acumula a sus millonarias espaldas 26 años de bien retribuida militancia priísta.

Una búsqueda en Internet nos lleva a numerosos discursos, en particular de Luis Téllez, en los que se llena la boca hablando de la soberanía económica de México y las ventajas de la propiedad social de Pemex y la CFE al tiempo que luchaba por su privatización. Si las arcadas lo dejan, léalo.

Es la mentira, la simulación, el engaño que han llevado a México a la ruina más absoluta y que ahora pretenden, como no podría ser distinto, perpetuarse en el poder arrimándose al Felipe Calderón, el adalid del Fobaproa, precisamente cuando ciertas encuestas (bastante poco confiables, por sus fechas de realización y sus metodologías) indican que tal cavernario del catolicismo fundamentalista y del servilismo al poder financiero, podría ser presidente de la nación.

Como otros cómplices suyos, señaladamente Guillermo Ortiz y el secretario de hacienda Francisco Gil, su interés es el poder, convertido en ganancias para su bolsillo y promoción de una ideología según la cual no hay más valor que el de mercado y un gobierno, ese contrato establecido por las sociedades, tiene como única obligación garantizar que los empresarios compitan libremente por todo y que los pobres que no pueden competir mantengan incólume el derecho a morir de hambre, enfermedades prevenibles y disparos de la migra sin protestar demasiado, acaso auxiliados ocasionalmente y si hay cámaras cerca por un asistencialismo caritativo del gran poder financiero.

Lo más curioso, lo que nunca hay que olvidar, es que el sueño de estos panistas de siempre, enmascarados durante tantos años, es la demolición en México de todos los elementos que aplauden en su segunda patria, Estados Unidos.

¿Subsidios al campo? Abundantísimos en Estados Unidos y motivo principal de la competitividad de sus productos agrícolas en el mercado internacional, pero eliminados en México por los "activistas neoliberales" del salinismo en sus tres fases (el rencor de Salinas, la ineptitud de Zedillo, la desidia de Fox). ¿Medicina socializada? Esencial en Estados Unidos aunque bajo asedio, esencialmente destrozada en México. ¿Educación pública? Una de las bases de la fuerza tecnológica de Estados Unidos, desmontada en México hasta hacerla irrelevante. ¿Un estado de derecho sólido? Notable en Estados Unidos pese a sus muchos problemas cuando se compara con la sucesión de impunidades priístas y, ahora, panistas, con las masacres sin culpables, de Tlatelolco a Aguas Blancas a Atenco.

La doble moral de estos personajes, como la del panismo en general, y su claro conflicto de intereses entre la defensa del patrimonio personal y los derechos de los mexicanos, la ley y la democracia, es otro elemento para considerar el voto en las elecciones del 2 de julio... sin contar con que es un motivo adicional para sentir un profundo asco por el tipo de sujetos que ocupan los lugares de liderazgo que en el país deberían estar a cargo de personas que, por lo menos, sintieran algún aprecio por los 110 millones de mexicanos que dentro y fuera del país son víctimas del avance indetenido del autoritarismo depredador.

4 comments:

Yu said...

Sabe usted que relación hay entre Luis Tellez y Arnold Andreas Kuenzler?

MJS said...

No hay relación alguna, hasta donde sé.

andrea said...

Cual es la debilidad del Dr.Tellez?
De que pie cojea?.

Alfredo González said...

Al presentar su "gabinete económico", Calderón da avisos de cómo se comportará durante su sexenio en política económica de energéticos y telecomunicaciones
Me llama mucho la atención el personaje a quien se ha designado como próximo "Secretario de Comunicaciones",que responde al nombre de Luis Téllez Kuenzler. Tal vez a muchos el nombre no les suene ...permitánme referescar un poco nuestra memoria con los cargo que ha tenido y la trayectoria que demotrado este señor...
Estudio en el ITAM ( donde curiosamente han salido "N" cantidad de secretarios de estado)
Luis Téllez ocupó el cargo de Subsecretario de Agricultura durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, siendo titular de la Secretaría Carlos Hank González, donde impulsaron el Tratado de Libre Comercio con Canáda y EU (Este dato por si solo no representaría nada de no ser por que gracias a este tratado el agro mexicano murió y fue entregado el país a la importacion incluso de maíz). O sea en pocas palabras este personaje es actor central en el devastamiento de el agro mexicano.
Posteriormente fue uno de los principales asesores en política económica del gobierno, al tomar posesión de la Presidencia, Ernesto Zedillo lo designó Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, y en 1997 Secretario de Energía hasta el final de su gobierno. (Aquí destaco que el Sr. Téllez fue el principal promotor de ese goberrno para que la industria electrica pasara a manos de capital privado, convirtiendo a Luz y Fuerza del Centro en carne de cañon para los interesados. No sólo se conformó con esta situación sino que tambien en su gestión como secretario del ramo en cuestión entregó la generación de energia electrica a empresas Canadienses, Españolas y una Asiática quienes venden la energía generada a comisión Federal de Electricidad. En tanto que a Luz y Fuerza del Centro la desmanteló todita al no proveerla de un solo centavo necesario para realizar las mejoras necesarias en su infraestructura
Ex Vicepresidente Ejecutivo de Grupo Desc Y Coordinador de Carlyle Group México (El nombre lo dice todo, El grupo está vinculado a George Bush y Bin Laden, entre otros y que promueve entre otras la inversión en el sector energético y militar)
En 2001 En 2001, Luis Téllez Kuenzler (economista egresado del ITAM y doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachussets, Secretario de Energía durante el zedillato) era designado consejero del poderoso consorcio Fomento Empresarial Mexicano, S. A. (FEMSA), cuyo presidente vitalicio es el aristocrático empresario regiomontano Eugenio Garza Lagüera.
Hoy en día, Luis Téllez Kuenzler aparece vinculado a Grupo México, dueño de la mina de Pasta de Conchos, y aparece como accionista del Grupo comandado por Germán Larrea Mota Velasco, que además de presidente del Consejo de Administración y Director General de Grupo México funge al mismo tiempo como integrante del Consejo de Administración de Televisa, presidido a su vez por Emilio Azcárraga Jean.
Pero no solamente Luis Téllez está aliado al poderoso empresario Germán Larrea Mota Velasco, sino que también aparecen otros ex funcionarios salinistas y zedillistas: Carlos Ruiz Sacristán (Secretario de Comunicaciones y Transportes durante el zedillato), Juan Rebolledo Gout (Subsecretario de Relaciones Exteriores durante el salinato) y Armando Ortega Gómez (Subsecretario de Comercio Internacional de la Secretaría de Economía, dependencia encargada precisamente de regular a los consorcios mineros). ¿Casualidad que ex secretarios y ex subsecretarios de Estado que ocuparon carteras vinculadas al sector minero aparezcan ahora como accionistas, consejeros o directivos en el consorcio minero comandado por Mota Velasco? Esto sin olvidar que Luis Téllez fue el autor intelectual de la reforma salinista al artículo 27 constitucional, artículo que paradójicamente establece entre otras cosas lo siguiente: “La Nación tendrá en todo tiempo el derecho de imponer a la propiedad privada las modalidades que dicte el interés público, así como el de regular, en beneficio social, el aprovechamiento de los elementos naturales susceptibles de apropiación, con objeto de hacer una distribución equitativa de la riqueza pública, cuidar de su conservación, lograr el desarrollo equilibrado el país y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población rural y urbana...”.

En los hechos letra muerta, pues las riquezas del suelo y del subsuelo en vez de regularse en aras del beneficio social y a fin de mejorar las condiciones de vida de la población rural y urbana se regulan pero en beneficio de unos cuantos oligarcas vinculados al poder. Como en los viejos tiempos del Porfiriato, la explotación de los mineros por parte de Grupo México es atroz: condiciones infrahumanas de trabajo, ausencia de medidas de seguridad, ausencia de prestaciones laborales, pago a destajo en jornadas en que el domingo es un día más y las horas extras como único recurso para ganar un poquito más. El resultado de esta expoliación para el Grupo minero: ¡ganancias por poco más de 30 mil millones de pesos al año!

Así que este personaje ahora ( seguramente ) pondrá (¡¿Mas todavía?) en manos de los grupos de poder, la televisión y la radio digitales y de acuerdo a su trayectoria será mas que obvio que el tipo no tendrá la mínima gana de fomentar las radios libres, ciudadanas y comunitarias. Si Luis Téllez ocupa un cargo en el próximo gabinete es muy claro que las principales empresas petroleras del mundo tendrían un representante en el gobierno de México y se suscitaría un claro conflicto de intereses. Al tiempo.... (auxilio¡¡¡¡¡¡)


BREVARIO CULTURAL: Carlyle Group surgió a mediados de los años 80 por un problema ambiental relacionado con los esquimales y las empresas petroleras cercanas a los Bush. De acuerdo con el libro On the Run, del ex dirigente de la CIA, Phillip Agee, "Carlucci dirigió la operación Kinshasa para asesinar a Patrick Lumumba y detener la revolución congolesa, y después hizo lo mismo en Brasil durante el golpe militar de 1964; también participó en 1975 como embajador de Portugal para detener y contener la llamada revolución militar de los claveles rojos". Carlyle es el primer gestor mundial de valores financieros y fondos de inversión y agrupa a la flor y nata de la política mundial, encabezados por George Bush padre y Donald Rumsfeld, ahora ex secretario de Defensa de Estados Unidos.Dirigido por el ex secretario de defensa y director de la Agencia Central de Inteligencia estadunidense (CIA, por sus siglas en inglés), Frank Carlucci, incluye tanto a los Bin Laden, Mijail Jodorovsky o John Major, entre otros prominentes políticos.Carlyle representa la imagen de casos de delito financiero, de corrupción y de depredación del medio ambiente", asegura Juan Ramón Jiménez de León, economista, académico de la UNAM y Premio Nacional de Periodismo, 2003.

Luis Téllez Kuenzler enfrentaría un conflicto de intereses en caso de que ocupe un puesto en el gabinete de la próxima administración gubernamental, opinaron especialistas.Indicaron que pese a que no ocupara un sitio en el estratégico sector energético mexicano pero le fuera designada otra cartera, como Relaciones Exteriores, tendría acceso a información privilegiada, advirtieron.Mario di Costanzo, secretario de Hacienda del gobierno legítimo de Andrés Manuel López Obrador, explicó que el artículo 47 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos establece que es obligación de estos actuar con honradez, imparcialidad y eficiencia, y su incumplimiento da lugar a sanciones administrativas.Particularmente, la fracción cuarta dice: "Custodiar y cuidar la documentación, información que por razón de empleo, cargo o comisión se conserve bajo su cuidado, o a la cual tenga acceso, impidiendo el uso indebido de aquella".Di Costanzo Armenta alertó que con el solo hecho de pertenecer al gobierno federal Téllez Kuenzler podría enterarse por ejemplo, en un caso hipotético, que los diputados habrían de votar por la apertura del sector energético, y esa información la podría utilizar para aconsejar a sus inversionistas.

Un alfil de los buitres

John Saxe Fernández, experto en temas geopolíticos de poder y dinero, afirmó a La Jornada que el atractivo de los negocios petrolero y eléctrico es inmenso y la insistencia de apoderarse de ellos persiste, pero el problema central es que el grupo Carlyle tenga alfiles bien colocados en la estructura de poder de nuestro país y que haya mexicanos dispuestos a hacer los negocios con el patrimonio del pueblo. "Esto lo digo porque ya sabemos que empresas tan desprestigiadas como Enron jugaron un papel muy importante en el diseño energético con el que llegó el presidente Vicente Fox". Ahí tenemos un alfil de los buitres, dijo el académico.

Por su parte, Víctor Rodríguez Padilla, investigador del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y asesor de diversos organismos multilaterales internacionales, recordó que las capacidades analíticas de Téllez Kuenzler, economista por el Instituto Tecnológico Autónomo de México, quedaron expuestas cuando en el periodo de su gestión al frente de la Secretaría de Energía (Sener), en aras de impulsar la privatización del sector eléctrico, vaticinó que, sin apertura, México enfrentaría apagones en seis años, situación que no sucedió y que, por el contrario, existe un excedente de hasta 40 por ciento en la oferta eléctrica. Además, fue el responsable de descapitalizar al sector eléctrico durante su paso por la Secretaría de Energía.

Un largo historial

El 17 de febrero de 1999, Luis Téllez, quien obtuvo una maestría por el Instituto Tecnológico de Massachussets, trato de convencer sobre la presunta conveniencia de aprobar la iniciativa presidencial de privatizar el sector eléctrico (Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Centro). Insistió en el argumento básico del gobierno: es necesaria (la privatización) para evitar un desabasto de energía en los próximos seis años.Actualmente, Luis Téllez es director de Carlyle Group en México, después de haber ocupado el cargo de vicepresidente en el Grupo Desc, una de las compañías más grandes en México, así como participar en los consejos de administración de Fomento Económico Mexicano (FEMSA) y en el sector extractivo en el Grupo México.Téllez Kuenzler, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1980, fue reclutado por Carlyle debido a que durante su gestión diseñó y puso en ejecución un programa ambicioso para restructurar el sector eléctrico mexicano, permitiendo una amplia participación privada en la generación y distribución de electricidad, según algunas de las aptitudes del ex funcionario que resalta en su página en la Internet el propio grupo.